Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Para la historia…’ Category

El día esperado llego. Ya no hay marcha atras. Hoy me juego mi permanencia en la escuela. Y digo que me juego porque esto es como estar ante la ruleta (Ahora entiendo a Alexei Ivanovich). Tendré que atinarle responder cada una de los 20 preguntas con el unprocedimiento correcto. Contestar 12 de ellos bien me hará panzar, pero no es por eso para lo que me he estado preparando durante este mes y medio. No, no puedo llegar a tal conformismo.

***

Seguramente a esta hora tendré el examen en mi banca. ¿En que pienso? En que desgracidamente he llegado al punto en que varias hojas impresas le hacen una bifurcacion a mi destino. Escribo mi nombre y comienzo a leer todas las preguntas, buscando aquella que tenga la respuesta más rapida. De los 120 minutos que tengo para responder cada examen, solo dispongo de 10 minuto por pregunta, por eso la presión. Basta estar un momento en el aula para darse cuenta de que el aire es estresante y fluye mucha incertidumbre y nerviosismo (Es cuando no puedes distinguir entre un manicomio o esta escuela). -Pero, quien los manda a hacer esto- piensa el prefecto que nos vigila sigilosamente en busca de chuletas o cualquier trampa que mis compañeros puedan haberse ingeniado. Yo sigo clavado en la prueba, mientras me viene a la mente otra cosa. Pasan en ese desfile tentador de distracciones mi Polina Aleksandrovna, la paga mensual, los planes con los hermanos y amigos tuiteros. Doy un respiro, miro a la ventana y vuelvo a concentrarme en el examen. La demostración de este problema no parece tan dificíl de como lo crei y ya en mi cabeza aparece todo un resultado. Ahora a escribir, verificar y confiar en que la Academia lo valide, pues si no, me quedo otro semestre sin escuela y sumamente avergonzado y horrorizado en casa. La calculadora comprueba mi procedimiento. Dice que esta bien, que puedo continuar y escribo para aquel que vaya a calificar mi examen: “El segmento de recta  AB es paralelo a segmento de recta CD ya que sus pendientes son iguales y poseen distintos coeficientes de posición”. Terminado esto me pongo a encontrar el 13° termino de un binomio dado. Desarrollo toda la formula del binomio newtoniano para terminos positivos, pego varios calculadorazos y la respuesta sale. Ahora a resolver un doble pitagoras, después problemas geometricos y hasta el ultimo dejo una ecuación exponencial que se antoja muy difícil. Tomo otro respiro, me digo que puedo y le pido a Jah que se quede conmigo.

Read Full Post »

Damas y Caballeros, con ustedes el nuevo Rey de esta cuadra:

Fedora 11 Leonidas.

Banner Fedora Leonidas

(más…)

Read Full Post »

Se nos fue el poeta uruguayo. De su extensa y recomendable obra quiero recalcar este poema que dedicó a Win 98 (Iii, lo sé, lo sé). Realmente, es uno de mis poetas preferidos, después de Sabines.

Descanse en paz, Maestro Benedetti.

Windows 98
Antes del fax, del módem y del e-mail
la vergüenza era sólo artesanal,
la mecha se encendía con un fósforo
y uno escribía cartas como bulas.

Antes los besos iban a tu boca,
hoy obedecen a una tecla Send.
Mi corazón se acurruca en su software
y el mouse sale a buscar el disparate.

Cuando me enamoraba de una Venus
mis sentimientos no eran informáticos,
pero ahora debo pedir permiso
hasta para escribir con el news gothic.

Te urjo amor que cambies de formato.
Prefiero recibirte en times new roman
más nada es comparable a aquel desnudo
que era tu signo en tiempos de la Remington.

Mario Benedetti.

1920-2009

Read Full Post »

Este cuento de Juan José Arreola (QEPD) viene mucho al caso ahora que vivimos en tiempos pandemicos.

¡Cuidado! Cada hombre es una bomba a punto de estallar. Tal vez la amada hace explosión en brazos de su amante. Tal vez. . . Ya nadie puede ser vejado ni aprehendido. Todos se niegan a combatir. En los más apartados rincones de la tierra, resuena el estrépito de los últimos descontentos.
El tuétano de nuestros huesos está debidamente saturado. Cada fémur y cada falange es una cápsula explosiva que se opera a voluntad. Basta con apoyar frecuentemente la lengua contra la bóveda palatina y hacer una breve reflexión colérica. . . 5, 4. 3, 2, 1. . . el índice de adrenalina aumenta, se modifica el quimismo de la sangre y ¡cataplum! Todo desaparece en derredor. Cae después una ligera llovizna de ceniza. Pequeños grumos viscosos flotan en el aire. Fragmentos de telaraña con leve olor nauseabundo como el bromo: es todo lo que queda del hombre que fue.
No hay más remedio que amarnos apasionadamente los unos a los otros.

Juan José Arreola – Confabulario – 1961

Read Full Post »